Enrique Burgos

Precision & CRM Marketing Manager for Western Europe at The Coca-Cola Company
@enriqueburgos
LinkedIn

Compartir:

¿Cómo explotamos los datos que capturamos?

Cuando trabajas con datos, con miles de fuentes, comprendes que el gran reto es el uso correcto de los datos que tienes. La captura de datos no es un reto, ya no, y tanto compañías como instituciones estamos ya saturados de ellos. El gran reto es la explotación de estos datos para tomar las mejores decisiones. Hay que pasar toda esa información a través de varios filtros, desde el análisis de datos hasta el Big Data Analysis y el Data Science, y después trasladar todo este conocimiento a un idioma de negocio que llegue a donde se toman las decisiones. Y ese punto es crítico.

La comprensión no es fácil, la traducción de lo tecnológico al negocio es compleja y requiere un esfuerzo importante. Hay nuevos perfiles profesionales que están en esa zona intermedia entre los expertos en data y el negocio, y que son los que pueden ayudarnos a que no se nos pierda información en la traducción como se pierde hoy día: datos que no se utilizan porque no estamos siendo capaces de transformarlos para la toma de decisiones.

Todo tiene que partir del negocio. Capturar se captura todo, pero hay que ver qué es lo que realmente afecta a mi objetivo principal de negocio. Ese objetivo lo tiene que fijar la compañía, y hay un gran volumen de datos que no siempre sirven para ese gran objetivo, pero pueden ser útiles para áreas más pequeñas o específicas.

Alcanzar este “círculo virtuoso” de toma de buenas decisiones requiere una voluntad clara, de arriba hacia abajo, de que esto hay que hacerlo. En mi opinión hoy todavía falta algo de impulso para que estos procesos que requieren el compromiso total de la compañía sucedan con total fluidez.

Sí, creo que todo este proceso está generando nuevos perfiles profesionales en las empresas, que no tienen por qué ser expertos con formación técnica especializada o informática, pero que deben conocer cómo aprovechar la tecnología disponible y estar muy implicados en el negocio, al ámbito de la toma de decisiones. Deben tener claro los objetivos y así poder convertir la información que aportan los datos y su análisis en lo que se espera y se comprende por parte de la dirección.

Las decisiones que se tomen basadas en los análisis de datos no sólo van a permitir adoptar iniciativas por parte de las compañías sino detectar los focos de crisis y los puntos de debilidad, de forma que podamos anticipar problemas por ejemplo de reputación. En nuestro caso, monitorizamos todos los elementos y palabras clave que pueden indicar una crisis incipiente, país por país, para que se pueda preparar a las áreas de Social, reputación, gestión a fin de combatir eficazmente cualquier amenaza. Los datos nos muestran cómo los conflictos usualmente siguen un mismo esquema, las mismas tipologías, y con el tiempo se pueden desarrollar protocolos para afrontar esos riesgos. Pero para saber dónde y cuándo tomar decisiones, escuchar lo que nos dicen los datos es hoy y seguirá siendo en el futuro, fundamental.