Lucía González

Responsable de Verne
@luciaglezglez
LinkedIn

Compartir:

Periodismo viral de calidad

Hay un antes y un después de trabajar como periodista web con datos de audiencia. El cambio es radical, pero no como condicionante de decisiones editoriales en busca del click, si no para entender al lector y sus demandas y comportamientos. Puedes descubrir nichos de audiencia y comprobar la eficacia comunicativa de nuevos formatos o de tus plataformas de distribución, de ahí que considere importantísimo que todos estos datos sean accesibles a toda la redacción.

Sucesos, sangre y sexo. Esto era lo que se pensaba que más atraía la atención de los lectores. Y hay de todo, pero no es sólo eso o los cotilleos lo que consigue tráfico: los reportajes de sociedad o ciencia, la política nacional o internacional o ¡incluso las matemáticas! atraen lectores. La clave está en saber contarlo a la manera en la que hoy se consumen los contenidos: cada vez más a través de redes, en dispositivos móviles y con peso en lo visual.

De ahí que trabajar con datos sea una dinámica tan aplicable al contenido de ‘soft news’ como al más duro. Especialmente en un entorno cada vez más competitivo, en el que marcas y medios compartimos un objetivo: ¡Eh! ¡Préstame atención! ¡Mírame, léeme y sígueme a mí!

Valorar no tanto el click como el hecho de conseguir un tiempo de lectura relevante y generar un contenido que tus lectores quieran compartir en redes son algunas métricas de las que aprender. Tenemos que estar donde estén, salir a buscarlos y no ganarnos su click esporádico, sino su confianza. Y para eso también hay que escucharlos a través de las redes.

En Verne tenemos la oportunidad de hacer periodismo viral de calidad: hablamos de las tendencias de internet aplicando los mismos criterios y ética periodista que a la información más hard. Por eso es importante destacar que la política no es la única afectada por la “postverdad”. Cuando nació Verne hace dos años y medio ya creamos una sección de bulos, y ahora lo hemos implementado con El Tragabulos, un proyecto con página en Facebook y canal de Telegram dedicado a romper todas las cadenas virales falsas.  El País ha lanzado el blog Hechos, dedicado a la verificación de datos.

Cada vez será más importante en una redacción dedicar recursos a desmentir bulos. Las marcas e instituciones también tienen que estar atentas y saber cómo actuar en caso de ver su nombre mezclado con información falsa. Lanzar un bulo y popularizarlo es infinitamente más fácil que desmentirlo. El ejemplo más reciente y analizado entre periodistas: los bulos de la campaña presidencial de Trump fueron más compartidos en Facebook que las informaciones veraces.