Mercedes Agüero & Isabel Fernández

Vicedecana y doctora en Comunicación de la Universidad Europea
Rectora de la Universidad Europea
LinkedIn

Compartir:

Perfiles profesionales para un futuro incierto

Saber qué perfiles necesitan las empresas, qué necesitan aprender los alumnos de una universidad, qué aptitudes son las más demandadas por un mercado laboral en constante movimiento es casi imposible. Paradójicamente, en la era del big data al que se atribuyen capacidades cuasi mágicas de predicción, el reto sigue estando en dar la respuesta acertada a una pregunta infantil: ¿Qué quieres ser de mayor? Hablamos con la rectora de la Universidad Europea, Isabel Fernández, y con Mercedes Agüero, vicedecana y doctora en Comunicación en la misma universidad.

Mercedes Agüero (MA) – Hemos visto que se buscan perfiles mixtos, que tienen conocimientos de cómo funcionan los medios de comunicación, pero también saben sobre marketing, empresa, redes sociales y tienen amplios conocimientos digitales, así como habilidades de creatividad, pensamiento crítico, innovación, etc.

Isabel Fernández (IF) – Es cierto que hace como cinco años, todo lo relacionado con big data era laboratorio, pero ahora ya está en el día a día de los negocios, no solo de la comunicación y el periodismo. Todo ha cambiado las reglas del juego con la digitalización de la relación entre el espectador/consumidor y la compañía.

Estas circunstancias hacen más difícil su trabajo a las universidades ya que no sabemos qué habilidades van a necesitar estos profesionales. Hace unos años lo teníamos muy fácil, las carreras tenían una evolución lineal. Tú estudiabas la carrera de Arquitectura y eras arquitecto, pero ahora la evolución es cíclica, te formas en lo que te gusta y tendrás que ir adaptando tus conocimientos a puestos de trabajo que todavía hoy no existen.

Tecnológicamente, todas las tareas de soporte a la comunicación que no aportan demasiado valor se van a automatizar. Pero donde somos insustituibles es en la investigación, en la búsqueda de la verdad, y ahí es donde podemos aportar más.

Tiene mucho más que ver con una pura inferencia de conclusiones, qué pasa con distintos escenarios que pueden darse, qué tengo que anticipar en la definición de los planes de gestión de contingencias en la comunicación corporativa.

Si ahora tenemos tantos datos y tan buenas herramientas para procesarlos, la persona se desliga de contar y pasa a ser fundamental para pensar estrategias.

MA – Es indudable que la tecnología ayuda, pero detrás debe haber un profesional del periodismo o de la comunicación. Con la ayuda de la tecnología, si detrás no hay un profesional bien formado que entienda bien qué ocurre y qué es posible que suceda, no hacemos nada.

La tecnología no debe sustituir al reportero, al informador o al director de comunicación. Antes no teníamos la facilidad de acceder a tanta información y la capacidad de elegir cuál es falsa y cuál no es difícil. Es necesario un criterio. La máquina no puede hacer tanto por la verdad como el ser humano.

IF – Es posible catalogar ya el grado de veracidad o de consistencia de la información mediante el análisis de los datos. Mi pregunta es casi más retórica: no siempre estoy segura de que todos nosotros, y en todos los ámbitos, queramos la verdad. Como consumo o entretenimiento, nos gusta evadirnos de la realidad. Es una constante en los medios, hay una parte de verdad adulterada y maquillada que sirve de entretenimiento. Y eso lo va a decidir el consumidor porque la tecnología permite elegir.

MA – La tecnología sí puede anticipar qué es lo que va a consumir el lector o espectador, y ya se hacen las series de ficción en función de los gustos del consumidor. No es una bola de cristal, pero sí anticipa bastante qué va a consumir la gente. Lo que nos garantiza la veracidad de la información es que haya un buen periodista detrás.

IF – Las empresas ya están incorporando talento joven pero estas personas aún no han llegado a puestos de decisión, pero lo harán, y lo harán en menos tiempo que generaciones anteriores porque ahora la carrera profesional es más rápida, así que los cambios en las estructuras se van a acelerar impulsados por ese talento joven llegando a puestos de estrategia. Ellos incorporarán el dato y serán personas que con sentido común y con algunos conocimientos técnicos sabrán qué pedir al dato, qué necesitan para cumplir objetivos estratégicos y tendrán sobre todo las competencias y capacidades para escuchar al consumidor.

MA – Todavía las cabeceras tradicionales tienen reticencias a usar esta tecnología, pero las nuevas generaciones están terminando con estas reticencias por pura supervivencia y para encontrar nuevos modelos de negocio.

Nosotros ya incorporamos en los másteres asignaturas que tienen mucho que ver con las tecnologías. Periodismo inmersivo, realidad virtual, la tecnología que permite poner al espectador en el centro. Además, se van incorporando nuevas asignaturas específicas que al alumno le van a permitir jugar con todo lo que tiene a disposición.

IF – Hay dos elementos que son clave y que desde la Universidad Europea le damos un peso muy importante. Uno es el modelo interdisciplinar de formación que permite trabajar conjuntamente a estudiantes de diferentes disciplinas, porque cuando salgas al mundo real así es como se trabaja; y la segunda es tener en el día a día a las empresas porque eso nos pone la tensión y la presión de comprobar cada cuatrimestre que lo que está ocurriendo en el aula responde a las necesidades del mercado.